Austria

Salzburgo Situada al norte de los Alpes, la elegante ciudad mantiene su cuidada atmósfera y ha ido incorporando gradualmente las tendencias actuales.
El río Salzach separa la parte antigua de la ciudad de la moderna. En la orilla oriental encontrarás templos y monumentos que emanan barroquismo. Déjate atrapar por la monumentalidad de la Catedral funciona como epicentro, y las torres y la bóveda que la coronan se han convertido en uno de los símbolos de la ciudad. El vigia impasible es el Castillo Hohensalzburg quizás la mayor fortaleza europea en pie. Desde lo alto del Monte Mönchsberg se disfruta de una interesante panorámica del Altstadt o casco antiguo. En la calles del Trigo o Getreidegasse las hermosas fachadas de sus edificios se hallan separadas por escasos metros.
Visita el Mozarteum un enorme edificio sede del conservatorio local y de un teatro dedicado a la música compuesta por el genio local: Mozart. En las imediaciones del Mirabellegarten, un gran parque público con una casita de madera donde, dice la leyenda, Mozart fue encerrado por el empresario Emmanuel Schikaneder para que terminara de escribir La Flauta Mágica y es uno de los lugares de visita obligada en la ciudad. Después visita la vivienda de Mozart una especie de micromuseo que tiene en su interior la cámara de seguridad mayor número de obras autógrafas del compositor en el mundo.
Innsbruck, encajada en el Valle del Inn, es la capital del Tirol. En el barrio gótico, encontrarás estilizadas fachadas que dan fe de la fuerza que adquiríó dicho estilo arquitectónico. Ofrece estampas idílicas como: la cadena montañosa Karwendel, el murmullo del Río Inn y por los incansables tranvías que surcan sus calles y avenidas. Por encima de todo, sobresalen las figuras del suntuoso mirador del Tejadillo de Oro construido en el siglo XV por el emperador Maximiliano I, un palco gótico cubierto de cobre dorado que servía como balcón imperial para desde él seguir los festejos nupciales de Maximiliano II, el soberbio Palacio Imperial y la casa Helblinghaus con su recargado rococó.
El Arco de Triunfo construido por la emperatriz María Teresa en 1765, para celebrar la boda de su hijo Leopoldo con la española María Luisa de Austria y prosique por la Maria Teresien-Strasse -es la calle de los cafés y las tiendas de souvenirs y de ropa.

Entradas populares de este blog

Italia

Rusia

DINAMARCA