Suiza

Basilea
Empecé mi itinerario dirigiéndome al puente Mittlere Brücke,  uno de los puentes más antiguos sobre el Rin que fue construido alrededor de 1232 por el obispo Heinrich Von Thun, quien quiso conectar las dos partes de la ciudad. En 1392 medio del puente, se construyó el “Kappelijoch”, una pequeña capilla donde, en la Edad Media, se ejecutaban sentencias de muerte. Llego a la Kleinbasel, que antiguamente fue el barrio obrero. Continué recto a Messeplatz, donde se levanta el edificio más alto de Suiza, con 31 plantas, la Torre Messe. Pero lo más peculiar es que sus paredes son un inmenso cristal con vistas a toda la ciudad. Volví a las orillas del Rin cruzando el puente Wettsteinbrücke construido en 1877 de hierro y soportado por dos muelles. El modelo ganó un diploma de oro en una feria de París en 1878. 
El segundo día en la ciudad pasé por una de las joyas de hoteles de lujo un Hotel ***** Els Treis Nois. Aquí se hospedaron Napoleón, Goethe y los Rolling Stones. Me dirijo a la Calle Rheinsprung para ver el taller de Andrea Scriptorium, un calígrafo que mantiene viva la tradición, una condomeria, con todo lo imaginable. Volviendo a la Calle Einengasse que me llevaba a la Marksplat donde se ofrece los días laborables: flores, frutas, frescas verdura de la región, panes de veinticinco tipos diferentes … A un lado se encuentra el Rathaus construido en 1508-1514 donde destaca por la piedra rojiza, su notable torre y sus frescos murales que es el corazón de la ciudad. Se puede acceder gratuitamente al patio central y admiré los frescos coloristas,  el reloj astronómico … también contiene preciosos muebles del período renacentista. La sala parlamentaria fue pintada por Hans Holbein que con la ampliación en 1900 fueron destruidos la mayoría de los frescos. Las pinturas de la fachada fueron restauradas en 1977. En las calles Freie Strasse y Geber Strasse es donde se ubican los grandes almacenes y las mejores firmas. Cogí la Rümelinsplatz que me llevó a la tienda Pfyffe un paraíso para los fumadores en pipa. Al fondo la empinada calle Spalenberg, plagada de comercios, como Petite Sacoche con originales bolsos, Schwarz dedicada a gorros y sombreros, Mäkhnsri vende miniaturas para una casa de muñecas y Tatform flipé con sus diseños de relojes.
Marksplat
Curiosee por el barrio para acceder al callejón Pfeffergässlein que conduce a un patio de casas. Aquí en la Peterplatz se nota el ambiente estudiantil con el edificio de la Universidad de Basilea. La calle de arriba está la Torre Spalentor una puerta gótica que forma parte de las murallas. Construida en el siglo XIV, está considerada como una de las mejores puertas del país. El puntiagudo techo está decorado con colorido de esmalte de azulejos. En 1850 la ciudad tenía 7 puertas que se cerraban a las diez de la noche. Había mucha gente que vivía en los alrededores de la ciudad lo que suponía un grave problema. A mitad del siglo XIX debido a la expansión de la ciudad, tuvieron que demoler las murallas. Actualmente están en pie tres de ellas.
Me dirijo a la estación de trenes Bahnhof SBB (parte francesa) en el camino está la Pauluskirche. Justo al lado de la estación hay una oficina de turismo que amablemente y en español me aconsejaron de los lugares que debía visitar durante mi estancia en la ciudad.
Cogí el tranvía para bajarme en la parada del Theater Basel, donde se encuentra la Fuente Tinguely  donde admiré los movimientos y contorsiones de las figuras de metal, la Offene Kirche Elisabethen. Aquí me sorprendió que en la parte trasera de la iglesia en una de sus puertas de salida estuviera ubicado un café-bar. En la Barfüsserplatz donde está el Museo de Historia en la Barfüsserkirche, la iglesia está considerada como el máximo ejemplo de arquitectura franciscana del norte de los Alpes. Construida en 1250-1256, el actual edificio consta de tres naves datadas de la primera mitad del siglo XIV. En la puerta principal hay también un café-bar. Sigo hasta la Münsterplatz – una de las plazas más bellas de Europa- que ofrece un ambiente tranquilo que se convierte en actividad de fiesta durante los muchos eventos. Delante de la elegante catedral (Münster) ubicada en la colina Münster, un lugar popularizado por los antiguos celtas es el punto destacado de la ciudad. (toda la plaza y el edificio está en remodelación). La elegante puerta Norte de la catedral es la nota más destacada de la Gallus Porta del siglo XII cuyas numerosas figuras románica talladas expresan una impresión de severidad arcaica. Visité su claustro con las tumbas de personajes famosos enterrados aquí, como el famoso humanista Erasmo de Rotterdam. Cogí la Rittengasse que me llevó al Barrio de San Albano entre estrechas callejuelas y canales, donde puede ver la iglesia, la abertura en la muralla que puede verse el patio del monasterio. En el valle está el Basler Papiermühle donde se fabrica el papel a mano y con la sola ayuda de la fuerza del agua y al final de la ruta la segunda torre San Albano.
En mi tercer día dejé por unas horas Basilea para trasladarme Arlesheim. Cogí el tranvía nº 10 en la Aeschenplatz el viaje dura 30 o 40 minutos hasta llegar al destino. Siguiendo las indicaciones me dirijo hacia la montaña donde está ubicado dos castillos. El primero estaba cerrado, así que pasee por los alrededores. El segundo Burg Reichenstein está a unos 5 minutos al otro lado de la carretera. Las vistas panorámicas a la ciudad son magníficas. Volví al pueblo para visitar la Iglesia parroquial con frescos en el techo y un altar barroco. Por la tarde me desplacé a Neueweltgrün, un gran parque con pequeños lagos, zonas de descanso, atracciones, un restaurante, …
De vuelta a la ciudad, visité al Hammerin Man, una obra de arte de 13,5 metros de altura en la Aeschenplatz para seguir el itinerario de Parecelsus con callejones medievales, muchos escalones y la Iglesia de San Martín que es probablemente la iglesia más vieja junto con la Iglesia Teodoro en la pequeña Basilea y es la representación de las iglesias históricas de la ciudad como la Iglesia Leonardo, Peter, Albano…. La Iglesia San Martín está construida sobre el Rin que data de la segunda mitad del siglo XIV, aunque la parte más baja de la torre y el coro son muchos más antiguos habiendo sobrevivido a la catástrofe del terremoto de 1356.
Tomé un descanso en el mirador Pfalz. Esta terraza sobre el Rin en la parte trasera de la Catedral, ofrece unas maravillosas vistas panorámicas de la ciudad y de los Volgos.
Mi último día en la ciudad, lo dediqué a visitar la KleinBasel (pequeña Basilea), para pasear por la orilla del Rin. La Solitude Promenade una zona residencial con árboles ancestrales, con algún que otro consulado y ideal para descansar. Pero antes aparece el Museo Tinguely, obra de Mario Botta, y dedicado al escultor suizo con sus esculturas mecánicas.
Volví a coger el tranvía cruzando el río por el Mittlere Brücke y entré la GrossBasel (gran Basilea) para visitar la tercera y última puerta de entrada a la ciudad Sant Johanns. Mis últimas fotos fueron para la fachada del Ayuntamiento en la Markplatz y la Fischmarktbrunnen (fuente), que está considerada como la fuente gótica más bonita de Suiza. La columna de la fuente está realizada por Johannes Parler de Schawäbisch-Gmünd en Alemania, el mismo maestro que proporcionó el plano de reconstrucción del coro de la catedral el cual fue destruido por un terremoto en 1356. La parte central, mide 11 metros, dividida en secciones individuales adonadas con ángeles, santos y profetas.

Cómo llegar y moverse
Desde España, Easyjet, por la cantidad de vuelos directos desde diversos lugares. Otras opciones son Swiss Internacional Air Lines, Lufthansa o Air Berlin.
Si te alojas en un hotel recibirás gratis el Mobility Ticket, la excusa perfecta para utilizar la red pública de transportes, tranvías y autobuses funcionan de maravilla, con rigurosa puntualidad, gran frecuencia y llegan a casi todos los puntos interesantes.
Este 2012 ha sido declarado el Año del Agua y que mejor manera de celebrarlo que es Suiza. Este país centroeuropeo cuenta con más de 7.000 enclaves de agua, 120 glaciares, cascadas, gargantas, cuevas, grutas, 63.500 km. de afluentes y el nacimiento de cuatro grandes ríos. Informáte de las rutas en ww.myswitzerland.com/verano

Dónde dormir
- Hotel Rochat *** Petersgraben 23, Basilea. Situado en pleno centro, en un edificio histórico. Sin muchas pretensiones con una amplia habitación, 30 mm. gratis de internet, tarjeta de transporte gratuita, pero muy confortable.

Restaurantes y cafeterías
- Hotel Basel en Münzgasse, 12 de Basilea. Situada cerca de la Plaza del Mercado (Markplatz) donde podrás disfrutar de la cocina Brasserie.
- Da Nino en Petersgraben, 21 de Basilea.
Rosario’s Lo Spuntino en Spalengerg, 53 de Basilea. Principalmente comida italiana, pero también francesa acompañado de vinos españoles.
- Zum Schmale Wurf en Rheingasse, 10 de Basilea.
- Cedro en Hauptstrasse, 1 de Binningen
- Domstübli en Kirchgasse, 4 de Arlesheim. Restaurante italiano

Entradas populares de este blog

Italia

Rusia

DINAMARCA